Acerca de nosotras ·

jueves, 24 de julio de 2014

Lina Bo Bardi


Lina Bo Bardi - Nacida Achillina Bo (Roma - Italia, 5 de diciembre de 1914 — São Paulo - Brasil, 20 de marzo de 1992) fue una arquitecta moderna italo-brasileña.

Lina estudió en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Roma durante la década de 1930. Tras graduarse se traslada a Milán, donde trabaja para Giò Ponti, editor de la revista Quaderni di Domus, de la cual llegará a ser editora. Ya poseedora de cierta notoriedad, establece su propio estudio. Durante la II Guerra Mundial, enfrenta un período de pocos encargos, y su estudio resultaría destruido en 1943 tras un bombardeo aéreo. Conoce a Bruno Zevi, con quién funda la publicación semanal A Cultura della Vita. Lina, en ese período, participa de la resistencia a la ocupación alemana como miembro del Partido Comunista Italiano
En 1946, tras la guerra, se casa con el periodista Pietro Maria Bardi, con el cual deciden emigrar a Brasil, país del cual obtendrá la ciudadanía en 1951.

En Brasil, Lina expande sus ideas influenciada por una cultura reciente y desbordante, diferente de la situacion europea. Junto con Pietro, deciden vivir en Río de Janeiro, encantados con la naturaleza de la ciudad y sus construcciones modernistas, como el actual Edifício Gustavo Capanema, conocido como Ministério da Educação e Cultura, proyectado por Le Corbusier, Oscar Niemeyer, Lucio Costa, Roberto Burle Marx y un grupo de jóvenes arquitectos brasileños. Su marido recibe el encargo de un museo desde São Paulo, ciudad en que establecerán su residencia definitiva.

Inicia una colección de arte popular brasilero (su principal influencia) y su trabajo adquiere la dimensión del diálogo entre lo Moderno y lo Popular. Lina habla de un espacio para ser construido por el habitar de las personas, un espacio inacabado que seria completado por el uso popular y cotidiano.
Lina dejó una marca indeleble en su ciudad adoptiva, con su Museo del Arte Popular, el Museo de Arte Moderno de São Paulo y decenas de pequeños proyectos.
En 1957 comenzó la construcción del MASP (Museo de Arte de São Paulo), que sería recién finalizado en 1962 tras numerosas interrupciones y recibiría grandes elogios de la comunidad arquitectónica internacional.

Al final de la década de 1970 realizó una de sus obras mas paradigmáticas, el edificio SESC - Pompéia, que se tornó una fuerte referencia para a historia de la arquitectura en la segunda mitad del siglo XX.

Lina mantuvo una intensa vida cultural hasta el final de su vida, realizando el antiguo sueño de morir trabajando. Activa y con varios proyectos en curso, Lina falleció en 1992.

Lina Bo Bardi  pasó la mayor parte de su vida en Brasil, un país que la acogió en 1946 y que se convirtió en su "nación elegida", como ella dijo cuando ella se naturalizó para convertirse en brasileña: Cuando nacemos   no se elejimos donde. Yo no nací aquí, he elegido este país para vivir, lo que significa un doble compromiso. Brasil es mi país, es mi nación escogida. Y me siento un ciudadana en todas sus ciudades y pueblos .
Su actitud abierta y vital hacia la vida y el trabajo, le dio la posibilidad de difundir su creatividad en varios campos. Ella era una arquitecta, una  diseñadora de moda y joyas , ilustradora, escenógrafa para el cine y el teatro; enseñó en la Universidad,  organizó grandes exposiciones en Sao Paulo. 
Su papel ha sido fundamental para el desarrollo de la cultura brasileña: ella principalmente proyecta espacios públicos, como el MASP, el Museo de Arte de Sao Paulo, y su acción siempre se centró en la creación de una auténtica cultura brasileña , tratando de resaltar y agregar valor a sus raíces.
Comenzaba todo proyecto bosquejando el paisaje y la gente en ella . Ella estaba profundamente impresionado con la forma física en la que los brasileños utilizan el espacio  y  diseñan  espacios maravillosos desde esta perspectiva.
Seguramente mucha gente sigue encontrandose con su  arquitectura , su atención a las relaciones entre las personas, los espacios y la cultura desde su especial   punto de vista.
La arquitecta japonesa  Kazuyo Sejima  la alijó para reflexionar sobre su trabajo en   la Exposición Internacional de Arquitectura 12 celebrada en 2010.


http://ayounghare.wordpress.com/2011/11/09/walls-walls-walls-we-want-a-system-of-tension-in-free-space-a-change-of-space-into-urbanism-no-foundation-no-walls-detachment-from-the-earth-suppression-of-the-static-axis-in-creati/
http://www.architectural-review.com/reviews/lina-bo-bardi/8633391.article
http://themodernhouseblog.net/2014/02/14/house-of-the-day-glass-house-by-lina-bo-bardi/
http://talleravb.blogspot.com/2008/07/lina-bo-bardi.html
http://www.labiennalechannel.org/locator.cfm?PageID=1222
http://www.labiennale.org/en/architecture/index.html
Leer más...

miércoles, 23 de julio de 2014

Gina Pellón



Gina Pellón (Cumanayagua, 26 de diciembre de 1926 − París, 26 de marzo de 2014) fue una artista cubana, conocida por sus pinturas y obras gráficas abstractas de mujeres de colores fuertes.

Nació en 1926 en Cienfuegos, Cuba. Se graduó de la Academia de San Alejandro en 1954, y enseñó en el Instituto Politécnico de Velado, hasta 1957. En Se exiló en Francia en 1959, y no pudo regresar a su país debido al régimen cubano de Fidel Castro. En 1960 realizó su primera muestra individual en la Klute Gallery de Lucerna, Suiza, y a partir de ese momento expuso sus obras cada año. Sus obras están representadas en la Florida por The Americas Collection.

Su trabajo ha sido particularmente bien recibido en el norte de Europa debido en parte a su conexión con el movimiento Danes COBRA, uno de los mas importantes grupos artístico vanguardista en esta parte del mundo. Ella tiene una estrecha relación con el pintor Danes Asger Jorn del mismo grupo.

 Fue precisamente en Europa donde conoció a los surrealistas parisinos y luego se conecta con el grupo COBRA, uno de los principales movimientos de vanguardia y los hitos del expresionismo abstracto Europea. Su carrera en Europa fue muy prolífica, con exposiciones extensas en París, Lausana, Bruselas, Amsterdam, Toulouse, Silkebour (Dinamarca) y en Larvik (Noruega). Ella también ha tenido shows unipersonales y exposiciones colectivas en otras ciudades como Miami, Nueva York y Caracas, entre otros. 


Su actitud incansable y entusiasta es un rasgo constante que  marcas la producción de su vida. En sus propias palabras: "Yo pinto todos los días ... desde el amanecer hasta el ocaso. En este proceso, tengo la necesidad de crear, para retratar las emociones, y una vez que estoy a punto de terminar un trabajo, tengo la tentación de empezar a otro. "  El estilo y la paleta de Pellón están marcados por la espontaneidad  y loscolores brillantes. Con pinceladas enérgicas y de flujo libre, crea composiciones vibrantes donde las mujeres son el tema principal. Además de la pintura, la larga carrera de Gina Pellón también ha incluido el grabado y la poesía. La artista ha recibido numerosos premios y honores y su obra forma parte de numerosas colecciones públicas y privadas de todo el mundo.
La artista falleció el 27 de marzo de 2014 en París, Francia.

http://www.cernudaarte.com/artists/gina-pellon/
http://es.wikipedia.org/wiki/Gina_Pell%C3%B3n
https://www.facebook.com/pages/Tiempo-de-mujeres/119893691479318?hc_location=timeline
http://boverijuancarlospintores.blogspot.com/2012/04/gina-pellon.html
Nature Seekers
Leer más...

lunes, 21 de julio de 2014

Suzan Baptiste de Trinidad


En su trabajo para poner fin a la caza furtiva de tortugas, Suzan Baptiste de Trinidad sufrió burlas cuando ella caminaba por las playas cercanas a su comunidad por la noche.
.
"Yo estaba   marcada entonces como 'mujer loca por las tortugas ", la "madre de las tortugas'", dijo. Pero a través de su organización, Buscadores de la Naturaleza, ella ayudó a transformar a una playa que había sido un cementerio para las especies en "una gran sala de maternidad activa" que es un buen augurio para su supervivencia futura, dijo.

MATURA, Trinidad (CNN) - Con su arena blanca y agua clara y azul, Matura Beach de Trinidad parece una postal. Esta muy lejos de su pasado reciente, cuando las canales de tortugas marinas baula cubrían el suelo y mantienen alejados a los turistas.

Los esfuerzos de Suzan Lakhan Baptiste han trasformado  una playa que era  un cementerio de tortugas laúd  en a una colonia de anidación.

"Hace veinte años, esto era un cementerio", dijo Suzan Lakhan Baptiste del tramo de seis millas de la playa cerca de su casa.

"El hedor era terrible. Usted podría olerlo por kilómetros", dijo.

Entristecida y frustrada, Baptiste lanzó una cruzada para ayudar a poner fin a la masacre de las amables gigantes. Hoy, ella y su grupo están teniendo éxito: Lo que antes era un cementerio de tortugas es ahora una sala de maternidad - una de las mayores colonias de anidación de tortuga baula en el mundo.

Durante 100 millones de años, las tortugas  han recorrido los océanos del mundo, sobreviviendo a los dinosaurios. Durante los últimos 30 años, estan en peligro crítico de extinción en todo el mundo debido a la sobrepesca, la contaminación y la caza. Durante siglos, han sido objeto de caza en todo el Caribe por su carne y aletas, y también por  sus huevos, pensados  como afrodisíacos.

Cada año, las tortugas laúd hembras hacen su camino a la playa, poniendo sus huevos en la arena profunda. Es un largo y complicado ritual durante el cual los enormes animales de movimiento lento son presa fácil para los cazadores furtivos.

"Las tortugas laúd [son] muy vulnerables", dijo Baptiste. "Ellas no pueden sacar  su cabeza y aletas de nuevo en la cáscara. No tienen sentido de defensa para protegerse  a sí mismos."

En la década de 1980, casi una de cada tres tortugas que anidaban en Matura Beach morian . Cuando el gobierno pidió voluntarios para ayudar a proteger a las criaturas en peligro de extinción, Baptiste y varios otros respondieron al llamado. En 1990, comenzaron Nature Seekers , uno de los primeros grupos ecologistas de Trinidad.

Durante años, Baptiste y su grupo patrullaban las playas  todas las noches de la temporada de anidación de tortugas. A menudo caminaba sola hasta el amanecer.

Los locales se burlaron de sus esfuerzos, llamándola la "policía de las tortugas" o "Crazy Turtle Woman", sin embargo, su dedicación al trabajo no remunerado fue fiero; cuando entraba en conflicto con su trabajo del día, ella  lo dejaba y encontraba un nuevo trabajo.

Las tortugas laúd son una fuente vital de ingresos para algunos miembros de su pueblo, y los cazadores furtivos que merodeaban las playas con machetes podrían ser una amenaza. Cuando el entonces  marido de Baptiste se lesionó durante una patrulla, ella mantuvo la  decisión de mantenerse firme.

"Yo estaba muy vigilantes", dijo, y agregó que a veces, incluso se metía en peleas físicas.

Pero Baptiste persistió y un prestigioso premio del Programa de Naciones Unidas para el Medio ayudó a validar sus esfuerzos. Ella y su grupo también trabajaron duro para convencer a los aldeanos que el uso de las tortugas para el ecoturismo podría crear un ingreso más sostenible.

"Quería demostrar que una tortuga es mucho más para la colectividad  viva que muerta", dijo Baptiste.

Poco a poco, su mensaje de conservación cambió el curso de la opinión pública, y después de casi dos décadas bajo el liderazgo de Baptiste, Nature Seekers ha ganado gran parte de su batalla. Hoy en día, la tasa de supervivencia de las tortugas laúd 'en Matura Beach es prácticamente el 100 por ciento.

"Aquí, masacre tortuga es una cosa del pasado", proclamó Baptiste.

Incluso "Papa George", un anciano de la aldea que solía cazar tortugas laúd con su padre, puede dar fe de la transformación cultural.

"Suzan trajo todo el cambio", dijo. "Ellos no matan a las tortugas ya ... por los visitantes."

Cerca de 10.000 turistas al año, la mayoría de los cuales son de Trinidad, ahora visitan Matura Beach, y muchos lugareños se ganan la vida, proporcionándoles alojamiento, comida y recuerdos.

Desde que  la playa es una zona prohibida durante la temporada de anidación,  los miembros de Nature Seekers  actúan como guías, explicando los  antiguos rituales de las tortugas a los visitantes. Además, Baptiste y sus colegas reúnen datos sobre las enormes criaturas, etiquetado el peso de tantas tortugas laúd, como  pueden. 

Durante la temporada alta, se podrían ver entre 250 o 300 tortugas por noche. Más de 5.000 tortugas laúd anidan en la zona cada año. El trabajo del grupo se cita a menudo como uno de los esfuerzos de turismo ecológico más exitosas en el Caribe.

Aún así,  la masacre tortuga persiste en toda la región, y Baptiste está trabajando para ayudar a otros grupos a aprender de su éxito, la más reciente en la isla de Dominica.

Ella encuentra la alegría en compartir su conocimiento ganado con esfuerzo.

"La pasión que siento, me quema," dijo ella. "He visto los frutos de nuestro trabajo, y puede ocurrir en todas las comunidades."

Sus esfuerzos - y los de muchos otros en la región - están haciendo una diferencia. Mientras que las tortugas laúd están todavía en peligro crítico a nivel mundial, la población del Caribe ha comenzado a recuperarse.

"Cuando empecé, mucha gente pensó que estaba loca", dijo Baptiste, y ella admite que a veces se preguntaba si estaban en lo correcto. Reflexionando sobre lo que ella y su equipo han logrado, ahora cree que valió la pena.

"Me encanta ser una loca, ¿sabes?" ella dijo, riendo. "Loca con una pasión, loca con un sueño - completamente loca por  el medio ambiente."

http://www.cnn.com/2009/TECH/05/28/cnnheroes.suzan.lakhan.baptiste/index.html?iref=24hours
Leer más...

Gloria Rubio Largo


Gloria Rubio Largo, vacíos del pasado
“Vacíos del Pasado”, inspirador y sugerente título que anunciaba la exposición que se celebró en la sala del Palacio de la Audiencia de Soria, que  convocaba a nuestros sentidos a una reflexión y a un diálogo sobre el éxodo de la población a las grandes ciudades.

La muestra recogio diferentes intervenciones artísticas realizadas en varias localidades. Gloria Rubio Largo interviene las solitarias calles rurales colocando, sobre paredes envejecidas por el abandono, siluetas realizadas en fieltro negro. Son sombras de los que se fueron. Son el vacío que nos dejaron.

La artista documenta esos momentos efímeros a través de fotografías. Recoge tierra de los lugares intervenidos, la excava, y vuelve a dejar en el terreno huellas y vacíos. Esa misma tierra luego la convierte en pigmento para crear lienzos donde muestra más siluetas, más sombras.

La plasticidad de las obras no dejan indiferente al visitante. Si bien la continua repetición de siluetas provoca cierta inquietud, los materiales invitan a acercarse a la obra para pararse a descubrir cada textura, cada cosido, cada palabra y descubrir horizontes esbozados.

Las intervenciones artísticas tienen algo de proceso, de trabajo en marcha, el espíritu del de tiempo que se escabulle impregna toda la sala. Este es un gran comienzo para un proyecto que promete tener una gran proyección nacional e internacional actuando en diferentes lugares afectados por el éxodo rural.
Mayte Oliver

Directora de ZonaDeArte
http://www.desdesoria.es/?p=64960
http://www.pinterest.com/gloriarubiolarg/
http://www.gloriarubiolargo.com/
http://www.madridartprocess.com/convocatoria-process-room-arte-contemporaneo/item/502.html
Leer más...

domingo, 20 de julio de 2014

Mujeres de Ecuador : ¿Se avanza o retrocede en derechos ?


Para entender la situación de la mujer ecuatoriana en la actualidad nos acercamos al discurso del presidente del Ecuador, Sr Correa, en el día de la mujer 8 de marzo de 2010 señalando los párrafos de mayor interés para  hacer herstory ( historia de mujeres):

Alguien dijo que a la patria debería llamársele “matria”, porque tiene más de madre, de amiga, maestra, compañera; porque de mujer tiene hasta el alma, el coraje, la inteligencia y la pasión.

La revolución ciudadana nace y se nutre con la grandeza y la ternura de la mujer…porque ha demostrado ser no solamente la guía y compañera indispensable, sino la auténtica modeladora de los pueblos: a ella, a la mujer, se debe la identidad colectiva comunicada a cada uno de generación en generación desde la cuna; y a ella, a la mujer, se le debe también el enriquecimiento del mundo del trabajo.
Compañeras aguerridas, insumisas, rebeldes hasta el sacrificio, inmensas, sabias, creadoras, desde nuestras culturas milenarias, cada día levantando el día, honrando la vida, despertando sueños; bellas, trabajadoras, con los ojos llenitos de futuro.
Nuestra memoria (…) rinde homenaje a las luchadoras que han sido olvidadas por la historia oficial, en la revuelta de Cayambe en noviembre de 1777, quienes comandaron la asonada fueron mujeres, entre las que se destacaron Martina Fernández y Micaela Quascota.
Las hermanas Baltazara y Manuela Chivisa, defendieron a su comunidad con la vida, en la revolución de Tapi en 1778. Lorenza Avemañay Tacuri, que en 1803 inició la rebelión en contra de los diezmos, lideró la junta de indígenas, fue sometida, amarrada a las patas de los caballos y asesinada en forma atroz.
Asumimos las luchas libertarias del pasado, en el que líderes y lideresas indígenas se abanderaron de la libertad…Somos consecuentes con nuestra historia, con nuestras heroínas como Manuela de Santa Cruz y Espejo, hermana menor de Eugenio, escritora que firmaba como “Erophilia” en las “Primicias de la cultura de Quito”, chispa que encendería la “Luz de América” y que anduvo con los duendes soliviantando conciencias, inflamando corazones para la libertad.
Levantamos la memoria de Manuelita Cañizares, que organizaba las reuniones ilustradas que condujeron a la insurrección libertaria, que prende la fuerza de los patriotas el 9 de agosto de 1809, impregnando coraje a los luchadores por la independencia.
Josefa Tinajero Checa, forma parte del grupo de mujeres ilustradas que trabajó constante y activamente por la independencia; por desgracia, los nombres de estas mujeres inmensas, fueron borrados durante mucho tiempo de los libros de historia…Huelgas, protestas, actos heroicos de valor y desafío que han sido protagonizados por mujeres, llenan las páginas de la historia y nos recuerdan que, a pesar de que sus páginas han sido escritas por los hombres, a pesar de que siempre se ha querido silenciar el valor de la mujer, ella está siempre allí, sobria y erguida, como un ejemplo de dignidad y de grandeza.
El Ecuador tiene su galería de mujeres extraordinarias, sin las cuales nuestra historia no sería lo que es. Desde la mítica Quilago, que pone en la raíz de nuestros pueblos ancestrales la impronta femenina, pasando por Quil de la leyenda huancavilca, hasta la hermosa Pacha que conquistó el corazón conquistador de Huayna Cápac, todo nuestro pasado prehispánico gira en torno a las mujeres, cuyos dones fueron inmortalizados en los figurines de Valdivia.
Y en nuestro período colonial ¿Cómo olvidar a Rosa Zárate, Mariana Matheu de Ascázubi, Rosa Montúfar y Larrea, María de la Vega, Tomasa Mideros, Manuela Quiroga o María Ontaneda? ¿Cómo olvidar a las guarichas que acompañaron a los ejércitos de la libertad sembrando ejemplos de ternura, rebeldía, fiereza en el combate, fidelidad a sus amores y fidelidad a la patria en que nacieron?
¿Cómo olvidar a la inmortal generala Manuela Sáenz, Caballereza del sol en el Perú, inmensa en el amor de Bolívar, amante y guerrera, sacrificada por su patriotismo y por su entrega? ¿Cómo dejar de nombrar a Rosita Campusano, amiga, cómplice y encubridora, de San Martín, “Protectora del Protector de Lima”, Caballereza del sol por su rol de combatiente que, junto con Manuelita Sáenz, jugó un papel fundamental en convencer a los realistas del batallón Numancia para que se pasen a las filas de la rebelión?
Interminable, en verdad es, la galería de mujeres excepcionales que han honrado a la patria sin haber recibido nunca toda la admiración que se merecen.
Y la merecen tanto como aquella Dolores Veintimilla de Galindo, sacrificada por el fanatismo; como aquella Marietta de Veintimilla, víctima de sus lazos de sangre, pero no por ello menos valerosa; o como aquellas coronelas liberales, bravías y ardientes, que combatieron en las montoneras alfaristas.
Mujeres que reivindicaron el valor y la dignidad de su género (…). Allí está Manuela León, la capitana de la revuelta de Calpi, que se tiñó de ponchos rojos y de bocinas libertarias. En otro momento y otro espacio, en otra trinchera del combate, está la ejemplar Matilde Hidalgo de Prócel, la primera mujer de América Latina que ejerció el derecho del sufragio: lo hizo en 1924 y tuvo el valor de hacerlo en Loja, convirtiendo al Ecuador en el primer país del continente que conquistó el voto femenino. Más aun, ella fue también la primera mujer que tuvo acceso a los estudios superiores, y la primera en haber obtenido un título académico como doctora en medicina.
Y allí está la inolvidable Nela Martínez, (…)activista revolucionaria que entregó su vida entera a la causa de la justicia. Y están las grandes figuras de los Andes, Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña, revolucionarias, fervientes, convencidas de la posibilidad de otro futuro que pueda romper con el pasado, insumisas, gloriosas en su entrega por la dignidad humana, por la equidad y la justicia.
Por eso el día de la mujer es para nosotros el símbolo de lo que ha significado la lucha, no de una, sino de todas las mujeres que han entregado su energía y su talento a las grandes causas del pueblo, convirtiéndose en modelo ejemplar para quienes han llegado después a recoger de sus manos la gran antorcha de la revolución profunda y pacífica hacia nuestra segunda y definitiva independencia.
Rendimos homenaje a quienes constituyen más de la mitad de la población ecuatoriana; este homenaje se fundamenta en escuchar lo que las organizaciones de mujeres tienen que decirle al gobierno, porque no existe mejor homenaje a la mujer que el reconocer en la práctica su derecho a la palabra, su capacidad de razonar en conjunto para orientar acciones, así como nuestras madres orientaron nuestros pasos. Nuestra consecuencia con la Constitución de Montecristi, en cuyo texto está incorporado el 95% de las propuestas que fueron presentadas a la Asamblea Constituyente por el movimiento de mujeres, quienes participan cada vez más intensamente en la vida política del país. En el gobierno de la revolución ciudadana, el 40% de los ministerios han sido confiados a mujeres talentosas, de corazón ardiente y manos limpias, y son ya incontables las que ocupan cargos relevantes, en una demostración práctica de que reconocemos y confiamos en la capacidad femenina para trabajar en iguales condiciones que los hombres y con responsabilidades iguales o superiores.
Con la ley de cuotas, las mujeres participan en las elecciones populares de forma importante, aunque aún no se logra la paridad, solo la tercera parte son concejalas, y también solo la tercera parte son asambleístas. Pero, a nivel local y regional, apenas el 6% son alcaldesas y el 9% son prefectas.
En todas las dependencias del gobierno central, y en muchos gobiernos seccionales, los puestos de responsabilidad han sido cubiertos por mujeres que frecuentemente tienen asistentes femeninos. Esto es cambiar, esta es la revolución ciudadana.
Reconocemos, desde luego, que en el mercado de trabajo las mujeres aún no alcanzan la paridad en los niveles de participación. Persisten brechas de acceso al pleno empleo, a pesar de que la tasa de desempleo de las mujeres en el área urbana ha disminuido. Esto no significa que las mujeres trabajen menos; al contrario, las investigaciones demuestran que, a nivel nacional, las mujeres trabajan largas jornadas: en promedio, 15 horas semanales más que los hombres. Es decir, los hombres le dedican más tiempo al trabajo remunerado y las mujeres al no remunerado.
Sin embargo en la Constitución, se reconocen las labores de auto sustento y cuidado humano, como una modalidad de trabajo. Se requiere avanzar en mecanismos concretos que pongan en vigencia este enunciado constitucional.
Pero más allá de la preocupación por incorporar a las mujeres al mundo del trabajo en la esfera pública, el Gobierno de la Revolución Ciudadana tiene algunos avances importantes en relación a las políticas públicas que favorecen a las mujeres, equiparando el salario de las trabajadoras domésticas; dando un enfoque de género a la política fiscal, que ha permitido materializar el mandato constitucional de dar al concepto de género un enfoque transversal en el presupuesto general del estado. El Ministerio de Finanzas ha implementado la utilización del Coeficiente K (igualdad de género) para la elaboración del presupuesto, permitiendo que la asignación de los recursos del Estado promueva la igualdad de oportunidades, a través de indicadores que permitan evaluar que los presupuestos contribuyan a la participación de las mujeres.
(…)Es muy importante el acceso a la justicia de las víctimas de violencia, que promuevan sus derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo, que se facilite el acceso a los recursos financieros y no financieros, entre otros.
Por otra parte, el Plan de Erradicación de la Violencia de Género, ha permitido que se fortalezcan los Centros de Atención integral para las víctimas de la violencia de género. Se está implementando la curricula en primaria sobre sexualidad. En Salud se está creando salas de primera acogida a las víctimas en hospitales. En relación a la justicia se han realizado cursos de capacitación para fiscales y jueces en el marco de derechos humanos y género. Se ha elaborado un Manual de Derechos humanos para la Policía. Se han realizado adecuaciones y equipamiento en las comisarías de la mujer y la familia en todo el país.
El Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia ha implementado juntas cantonales de protección de derechos a nivel nacional. Varios ministerios han canalizado información y capacitación de servidores públicos. Por primera vez el Estado emprende una Campaña contra la violencia de género “Reacciona Ecuador: el Machismo es Violencia”, con la finalidad de cambiar los patrones socioculturales.
Las casas de acogida han beneficiado a más de 8 mil mujeres víctimas de la violencia, que han sido atendidas en los centros creados para el efecto. En el área de gerontología se ha incorporado atención prioritaria a las mujeres. Y, sobre todo 1,200.466 mujeres jefas de hogar son las receptoras del bono de desarrollo humano, como un reconocimiento parcial al trabajo doméstico.
Muchas mujeres migrantes han sido beneficiarias del Fondo “Cucayo”; más de 500 adolescentes mujeres, hijas de migrantes, han sido capacitadas en temas de inclusión e identidad; mujeres líderes de organizaciones afroecuatorianas han recibido fortalecimiento sobre temas migratorios; ha habido una participación significativa de mujeres en redes productivas en la frontera.
Se reconocen todas las modalidades de trabajo, en relación de dependencia o autónomas, con inclusión de labores de auto sustento y cuidado humano. Se promueven políticas y programas de empleo de calidad con seguridad social; incentivos económicos dirigidos a garantizar el trabajo decente remunerado a mujeres sin ingresos propios, en igualdad de condiciones, para asegurar su autonomía y el ejercicio pleno de sus derechos. Es necesario adoptar medidas en todas las esferas de la vida democrática institucional y en particular, en los ámbitos económico y social, para garantizar el reconocimiento del trabajo no remunerado y su aporte al bienestar de las familias y al desarrollo económico de los países, promoviendo su inclusión en las cuentas nacionales y la corresponsabilidad.
Por otra parte, es necesario desarrollar mecanismos de acción positiva para eliminar las brechas de ingresos entre mujeres y hombres y la discriminación salarial en todos los ámbitos de trabajo, y proponer la derogatoria de los mecanismos legislativos e institucionales que generan discriminación y condiciones de trabajo precarias.
Se podría avanzar en el diseño de una propuesta hacia la Jubilación Universal, lo que permitiría que las mujeres dedicadas al trabajo doméstico no remunerado, tengan acceso a la misma.
Esta es, hasta ahora, parte del trabajo incesante de la revolución ciudadana en relación con los derechos de la mujer, que recuerda con respeto y cariño a la compañera Guadalupe Larriva.
Esta no es una obra concluida, es una obra en marcha. Durante milenios la mujer fue privada de sus derechos de persona, relegada a las tareas consideradas subalternas, e impedida de acceder al conocimiento y al trabajo remunerado. (…), hoy las cosas han cambiado y seguirán cambiando, para dar a la mujer, en nombre de la justicia, el lugar que le corresponde bajo el sol.
Pero, nuestro homenaje más sentido, es para la mujer común, de todos los días, las de a pie, las queridísimas compañeras nuestras, nuestras madres, nuestras hijas, hermanas, amigas, colaboradoras, las que tienen todos los colores en la piel, las que se visten de ternura en el cuidado de los hijos, las que se prodigan en esfuerzos y desvelos por toda la familia, las señoras de los mercados, las mujeres que están dedicadas a la educación, al servicio público, a la carrera militar y policial; personas íntegras, seres humanos admirables, queribles, amables, que abrieron sus pétalos terribles para enfrentar el hambre, el desamparo, que florecieron en las calles, en contra del viento y del destino, que supieron dignificar la palabra “compañera”, que saben hacer patria, que conocieron las cárceles y el odio, pero que sin embargo constituyen la otra mitad de la ternura y son el brazo armado de la inteligencia y del amor, el componente más certero de esta revolución profunda y soberana, que tiene rostro de mujer. (…)
Tras este discurso, con perspectiva de género, que nos recuerda mujeres referente en la historia ecuatoriana, Sabemos que se ha venido haciendo una labor de investigación para hacer visibles a todas las mujeres citadas, que ha habido y sigue habiendo un deseo de resaltar la herstory de este este país.

También el discurso hace homenaje a todas las mujeres, con lo que podríamos decir que en Ecuador están en el camino de resolver los problemas de desigualdad entre géneros y que se ha producido un salto inmenso en los derechos de las mujeres si comparamos el siglo XVIII con el XXI pero desgraciadamente no es así. 

 La realidad a cuatro años de este discurso es:
- 718 mujeres muertas de 2010 a 2012 según la policía.  Recordamos que la población de Ecuador es de 15.761.731 personas. Desconocemos si se trata de feminicidios al no estar tipificado ese término.
 Sabemos que 6 de cada 10 ecuatorianas ha sufrido violencia de género de algún tipo según estudios serios publicados por entidades estatales.
Concretando el impacto en la provincia de Tungurahua, que tiene 524.583 habitantes y que mientras existían las Comisarias de la Mujer, recientemente sustituidas por Juzgados, había una media de 15 denuncias diarias  en violencia de género, nos encontramos con que su máxima autoridad cuando se le plantea la existencia de una casa de Acogida, responde que si seria para ancianos .
Tungurahua es la segunda provincia en Ecuador en índice de violencia con 7 mujeres de cada 10, a lo que su máxima autoridad responde que es que las mujeres de alli hablan más que en otras provincias
En julio de 2014 en Ambato, capital de Tungurahua ,  contabilizamos 4 mujeres victimas de feminicidio .

Podemos destacar en esta provincia:
-Carencia de casas de acogida
-Carencia de un Observatorio  de violenciacon fondos para efectuar su trabajo,
-Imposibilidad de acceso a formación en género en las universidades públicas o privadas,
-Carencia de conciencia de la necesidad del trabajo por la igualdad entre mujeres y hombres.
-Carencias en los medios en el enfoque de género e igualdad.
-Las asociaciones de mujeres no son apenas tenidas en cuenta.
-Existen 10,42 % analfabetas   frente a 6,26 % hombres analfabetos
-El 41% de los hogares tiene jefatura femenina

-Los mercados, donde mayoritariamente trabajan mujeres solo cierran el domingo a partir de las 3 de la tarde

Conclusión
  A pesar del claro aporte social de la mujer tanto en el ámbito público como en el privado que se viene manteniendo por siglos, persiste en la realidad de hoy, mujeres que se levantan a las cinco para preparar la comida, mantienen una explotación de cuis, cuidan a su familia cercana y a su familia extensa, con sobrinos y sobrinas y terminan acostándose a las once de la noche todos y cada uno de los días del año.
Frente a los manifiestos3 emitidos por las asociaciones de mujeres en el debate del aborto y frente a la demanda de una votación más amplia sobre el tema por parte de la asambleísta Paola Pabón, un detalle significativo y clarificador ha sido la amenaza del Presidente a dimitir si se seguía en esa línea frente a lo cual se vio obligada a retirar la propuesta y a sufrir sancion por no atenerse a la disciplina de partido .
 Se calcula que 125.000 mujeres abortan anualmente; es decir que cada 4 minutos una mujer está abortando y la gran mayoría lo hacen en condiciones de alto riesgo para su salud y su vida aun cuando solo está permitido abortar si eres demente, idiota y víctima de violación y siga existiendo en el código penal un artículo que atenúa las penas frente al infanticidio, si es por defensa del honor en los tres días posteriores al nacimiento del bebe.
Se sigue necesitando una revolución en la actitud más allá de en las palabras como citaba en el libro “Sisterhood is global” Carlota Borja en 19834.  Las mujeres tendrán que seguir persiguiendo la plena realización personal, no solo como meros seres para la reproducción, derecho circunscrito al Sumak Kawsay cobijado por la Constitución de la República del Ecuador, 2008.
Como último apunte citamos los Estudios de casos de impunidad en el acceso a la justicia de Mujeres indígenas de dos cantones elaborado por ONU MUJERES5 que nos recuerdan como la violencia hacia las mujeres también permea las estrategias que se han construido para luchar contra ella y está presente en las misma organizaciones de mujeres.

Bibliografía
1-Londoño López Jenny. Propietarias y Trabajadoras .Las mujeres en la economía colonial de Quito 2009.Secretaria de Pueblos movimientos Sociales y participación ciudadana
2-Serrano Reyes Nelson. Ana de Peralta, semilla de la organización de mujeres, 2013 GAP PICHINCHA, GAP AMBATO.
Costales P. Marcela Mujeres patriotas y precursoras de la libertad IECAIM 2009 Quito
4-Morgan Robín coordinadora. Mujeres del Mundo 1993 HACER
Goetschel Ana María, compiladora, Orígenes del feminismos en Ecuador 2006 CONAMU
5-ONU MUJERES- Estudios de casos de impunidad en el acceso a la justicia de Mujeres indígenas de dos cantones de Guamote y Cotta . Provincia de Chimborazo 2012, Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
Leer más...

sábado, 19 de julio de 2014

Mujeres en Ecuador- siglo XVIII


Siendo consciente de que el feminismo es un internacionalismo y que como cadena, su fuerza es la del eslabón más débil, según Amelia Valcárcel, me veo en la necesidad de trasmitir los conocimientos que sobre las mujeres de Ecuador he ido adquiriendo con la idea de alentarlas en su proceso de empoderamiento y creación de sus propias identidades ajenas a los mandatos patriarcales. Hay la dificultad de ser española y formar parte en algún sentido del grupo opresor más fuerte que ha existido en este país, en cuyo seno seguramente he tenido acceso a beneficios injustos.
Como outsider, también, no soy la persona adecuada para trasmitir las luchas feministas de las mujeres de aquí, pues no puedo entender los mecanismos que las han movido.
Además en Ecuador han existido y existen una multitud de tipos de mujeres en las que las desigualdades se han podido sumar y multiplicar de forma interseccional y esas realidades solo ellas nos las pueden trasmitir.

Desde aqui queremos  mostrar el importante papel de la mujer en el siglo XVIII tanto en el ámbito privado como público. 

Mujeres en Ecuador- siglo XVIII
No es posible comparar si quisiéramos hacer un retrato en torno a 1750 a las mujeres descendientes de los colonizadores con las esclavas de las que ellas mismas se servían. No podemos entender la relación entre Manuela Sáenz y sus dos esclavas, que parece le ayudaban en sus luchas políticas. Nada tampoco que ver estas mujeres con las indígenas y las mestizas que vivían en clases sociales intermedias. Bien distinta, igualmente, es la situación de las afrodescendientes
No obstante hay una cuestión que trasversaliza a todas ellas y  que es su valiosa aportación a la sociedad, con sus trabajos en el ámbito privado al que aportaban multitud de hijos y cuidados y las abundantes incursiones en el mundo público, ya fuera por viudedad o simple necesidad de subsistencia.
Sabemos que desempeñaban multitud de trabajos  formales e informales y ocupaciones, que estaban insertas en la economía como prueban todos sus contratos mercantiles, sus relaciones con la justicia, sus pagos de impuestos…
Las podemos ver en ese momento histórico pleiteando frente a sus dueños por su libertad si eran esclavas o en estas ocupaciones o trabajos:
 MUJERES CRIOLLAS
Productoras de frutos de la tierra
Productoras de aguardiente
Rematadoras de impuestos y diezmos
Enfermeras y asistentes en hospitales
Pequeñas productoras de dulces y alimentos
Empleadas domésticas en el Estado y en la iglesia
Tenderas
Chicheras
Estanqueras
Lavanderas

 MUJERES INDIGENAS
Agricultoras
Trabajadoras en las mitas
Productoras de lana para la fabricación de textiles
Hilanderas y tejedoras
Artesanas
Curanderas y shamanas
Servidoras domesticas

MUJERES DE LAS CASTAS*
Adivinas, sortílegas y brujas
Pescadoras de chautisa
Esclavas
En roles sociolaborales

Estaban también insertas en actividades mercantiles con las siguientes ocupaciones:
-en gremios de productores y comerciantes en la Sierra
Mercaderas
Pulperas (vendedoras minoristas)
Graneras y panaderas
Carniceras y bolsiconas (mujeres que en su atuendo tenían grandes bolsos para guardar el dinero, pues eran vendedoras)
Proveedoras de ganado
Gateras (con pequeños puestos en las esquinas llamados gatos) y regatonas
-en actividades mercantiles en Guayaquil
Cultivadoras de cacao
Importadoras de ropa y otros efectos
Exportadoras de cascarilla
Distribuidoras de mercancía dentro del país
A nivel minoritario en Ecuador y ese mismo momento de 1750 había
Mujeres que gestionaban mayorazgos,
Encomenderas,
Obrejeras (controlaban los obrajes, centros de producción textil) 
Titulares de cacicazgos (cargo de poder político en grupos indígenas)
Fundadoras de conventos y monjas de distinto rango.

Toda esta era la aportación social a pesar de terribles leyes que las consideraban menores de edad y de que en algún caso tenían que pleitear frente a sus maridos, en el caso de que quisieran separarse de ellos, para retomar el control de las propiedades por ellas aportadas al matrimonio.
Es escalofriante, desde nuestros días leer la demanda en un juicio de un hombre frente a su mujer que se ha refugiado en un convento con sus hijas debido al maltrato a ella y a su prole que este le infringía:
“que exige la devolución de sus dos hijas porque le pertenecen, por tener en ellas como padre legítimo y natural el señorío y derecho de patria potestad el cual es en tanto grado que pudiera por necesidad de hambre empeñarlas y aún matarlas para alimentarme de sus carnes en caso de que por necesidad de hambre fuera preciso “ 1
Estamos hablando de una sociedad patriarcal que consideraba que la mujer no tenía derecho al descanso, a la pereza, al juego, a la diversión. Se formaba a la mujer desde la más tierna infancia para realizar las tareas domésticas en el hogar.
El destino de la mujer venia justificado por el mandato divino dado a Eva, según el mito cristiano, que hace a la mujer acreedora de multiplicidad de dolores, sufrimientos en el embarazo y subordinación universal al marido. Según esta concepción se otorgaba al hombre la propiedad de las mujeres de su familia lo que hacía que la sociedad estuviese atravesada por graves problemas de violencia de género que eran considerados un tema privado de acuerdo con el inmenso poder que otorgaba esa sociedad al padre de familia.
Se daba igualmente la explotación de mano de obra infantil, en trabajos muy superiores a sus actividades .Nos encontramos con niñas de escasa edad, en las casas de las familias de terratenientes, como criadas de otras niñas, ayudantes en las tiendas, pulperas, en el trabajo agrícola y en otros negocios.

No se tenía consideración a las mujeres y niñas en el servicio doméstico, dormían sobre esteras, comían las sobras y eran en ocasiones abusadas sexualmente
“una indígena joven, de buen ver, aseadita y agenciosa en su trabajo, apareció colgada de la viga del techo de la cocina a sus dieciocho años, en un suicidio que demostraba las claras que no podía soportar los sufrimientos humillaciones y violaciones constantes a las que era sometida por parte del patrón y de sus jóvenes hijos. Este hecho levanto voces de protesta…
Ninguna investigación oficial se realizó, no era más que una mujer indígena…”2
Además de esto las niñas debían ayudar en los hogares, en las actividades cotidianas de elaboración de comidas,  arreglo de la casa , cuidado de las hermanas y hermanos más pequeños, de los animales domésticos, lavado de la ropa y en las labores agrícolas y de artesanía.
Duras y largas jornadas eran las que tenían que soportar las mujeres negras, indígenas y mestizas en general. Debían levantarse antes de la salida del sol para hacer los arreglos de la casa, en los obrajes trabajaban desde las 6 de la mañana a la 6 de la tarde, pero en el trabajo doméstico podían hacerlas trabajar hasta en las noches . Algunas como las marchantes o mercaderas debían recorrer largos y difíciles caminos.  Muchas vendedoras cargaban a la espalda a sus criaturas mientras trabajaban bajo el sol o la lluvia a la vez que las niñas o niños aprendían sus roles, que eran casi inhumanos.


*La sociedad de ese entonces estaba altamente jerarquizada. Es decir, existían varios grupos sociales que terminaban “clasificando” a las personas en tal o cual “categoría”. 
Esta diferenciación se hacía con base en tres criterios: primero, el racial, que clasificaba oficialmente a las personas en blancas, negras, indias y mestizas; segundo, el urbano, que diferenciaba a los habitantes de la ciudad respecto a los de los campos; y por último, uno de estirpe y riqueza que distinguía a los nobles respecto a la llamada plebe. 
Estas distinciones generales estaban acompañadas de discriminaciones. Por ejemplo, las que distinguían en el seno de las castas al “negro levantisco”, al “indio bruto”, a la “vil plebe” y a la “mulata alegre”; las que discriminaban por clase a los “blancos pobres”; y las discriminaciones combinadas de género y clase que permitían nombrar a “negras levantiscas”, “mulatas alegres” o “indias sucias”. A todo eso se agregaban las escisiones internas entre los grupos sociales que permitían la exhibición de atributos de superioridad: blancos pobres y ricos, indios de resguardo y desarraigados, señores étnicos y mulatos, pardos o zambos.(http://www.colombiaaprende.edu.co/html/productos/1685/articles-200229_sociedad.pdf )
 Gracia a Elsa Cobo Castro

 Bibliografía
1-Londoño López Jenny. Propietarias y Trabajadoras .Las mujeres en la economía colonial de Quito 2009.Secretaria de Pueblos movimientos Sociales y participación ciudadana
2-Serrano Reyes Nelson. Ana de Peralta, semilla de la organización de mujeres, 2013 GAP PICHINCHA, GAP AMBATO.
Costales P. Marcela Mujeres patriotas y precursoras de la libertad IECAIM 2009 Quito 


http://www.colombiaaprende.edu.co/html/productos/1685/articles-200229_sociedad.pdf

Leer más...

viernes, 18 de julio de 2014

Nadine Gordimer


Nadine Gordimer nos ha dejado a sus 90 años en Johannesburgo, 13 de julio de 2014. Nació el 20 de noviembre de 1923 en Springs, provincia de Gauteng, una población minera cerca de Johannesburgo. Sus padres eran inmigrantes judíos de clase media. Su padre era un relojero de Lituania, proveniente de un lugar cercano a la frontera letona y su madre procedía de Londres. Empezó a escribir relatos a la temprana edad de nueve años y ya con quince publicó el primero de ellos en la revista Forum. Con veinticinco años se trasladó a Johannesburgo, donde fijó su residencia definitiva. Nunca destacó como estudiante y aunque ingresó en la prestigiosa Universidad de Witwatersrand, no llegó a finalizar sus estudios.

Se decantó en un principio por las historias cortas, publicando en 1949 su primer libro titulado Face to Face; ese mismo año contrajo matrimonio por primera vez. En 1953 escribió The Soft Voice of the Serpent, siguiendo en el estilo de historia corta. Ya en estos escritos empezó a abordar el tema social de Sudáfrica, con la enajenación de los comportamientos humanos y la segregación racial como telón de fondo.

Hasta 1953 no vendría su primera novela, The Lying Days, en la que ya quedaría plasmada su característica técnica narrativa marcada por una línea sobria, sin sentimentalismos, aunque con una gran preocupación por la degeneración humana que la rodeaba. En 1954 se casó en segundas nupcias con Reinhold Cassirer, con quien tuvo un hijo. En los años posteriores continuó escribiendo tanto novelas como relatos cortos: Six Feet of the Country (1956), A World of Strangers (1958), Friday’s Footprint (1960), Occasion for Loving (1963), Not for Publication (1965), The Late Burgeois World (1966) A Guest of Honour (1970), Livingstone’s Companions (1971), The Conservationist (1974), Selected Stories (1975) y Burger’s Daughter (1979). Durante estos años compaginó su actividad literaria con conferencias en universidades de Europa y América.

En los años ochenta publicaría algunas de sus obras más importantes: A Soldier’s Embrace (1980), July’s People (1981), Something Out There (1984), A Sport of Nature (1987), My Son’s Story (1990).

En 1991, año en el que se le concedió el Premio Nobel de Literatura, publicó Jump and Other Stories, continuando con su característica perfección formal, sin utilizar elementos superfluos.

En 1994 publicó No one to Accompany Me, aunque había comenzado a escribirla años antes y The House Gun en 1998. Ya en este siglo, The Pickup (2001), Get a Life (2005) y su última obra, No Time Like the Present (2012), que muestra la actualidad de Sudáfrica a través de la vida de una pareja de antiguos militantes antiapartheid.

Recibió gran cantidad de premios y distinciones, como quince doctorados honoris causa (por las universidades de Yale, Harvard, Columbia, Cambridge, Leuven en Bélgica, Ciudad del Cabo y Witwatersrand entre otras).


  Traemos un articulo de MARTA RODRÍGUEZ  de 21 SEP 2013 que entendemos nos ayuda a conocerla mejor .

Nadine Gordimer habla de la decepción sudafricana
A sus 89 años, Nadine Gordimer publica 'Mejor hoy que mañana' (Acantilado)
Tras dos décadas sin 'apartheid', Sudáfrica presenta “una impresentable brecha social”, asegura


Una casa de Parktown West, un suburbio de clase media-alta de blancos, a pocos kilómetros del ruidoso centro de Johanesburgo. Cruje el suelo de madera en el piso de arriba mientras un mayordomo vestido de calle coloca cuidadosamente un teléfono inalámbrico y una campanilla dorada encima de una mesa de café. Pasan pocos minutos de las 15.30, la hora de la cita, cuando aparece una mujer menuda que anda lentamente con la ayuda de un bastón, saluda amablemente y se sienta en una silla de madera en una habitación llena de libros, bustos de escritores y flores.

Lleva pantalones anchos grises y un jersey rojo que le queda también holgado. Es Nadine Gordimer, escritora sudafricana con 15 novelas y una docena más de relatos cortos. Galardonada y reconocida en todo el mundo, obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1991, “un año donde todo el mundo era optimista”. En su currículo es imposible obviar su activismo contra el apartheid y su compromiso “por devolver la dignidad a la población negra sudafricana”.

“Soy vieja, puede que con espíritu fuerte, pero carnes débiles. Mejor que hablemos de otra cosa”, dispara cuando se le pregunta cómo se encuentra. Gordimer tiene carácter seco y frena toda pregunta que entienda como “cuestiones personales”, educadamente, eso sí. “No hablo de la muerte como tampoco de mi vida amorosa. Todo lo que el lector debe conocer sobre mí está en mis libros”, se justifica. Así que escribir sus memorias “de blablablá” no está entre sus planes.

Publica en castellano su última novela, Mejor hoy que mañana (Acantilado), otra historia que escarba y radiografía el país de Nelson Mandela, figura “muy querida” para esta mujer que el próximo 20 de noviembre cumple 90 años. A pesar de estar de promoción, a la que puede muestra su “decepción” por la realidad del país.

En la entrevista no coge las gafas que tiene sobre la mesa y responde mirando a los ojos, sin prestar atención al fotógrafo que no para de buscar encuadres diferentes y a quien ha advertido que no le gusta que le hagan fotos mientras conversa. Si no fuera porque lo suyo es la ficción, Gordimer podría ser considerada como la notaria o cronista sudafricana porque su obra está amarrada de los problemas, miedos, deseos, retos del país. “No he sido nunca una escritora política, pero la política está en mis huesos, mi sangre, mi cuerpo”, apunta, por lo que se entiende ese empecinamiento en que sus personajes respiren y sufran por los momentos políticos del país.

Su última obra arranca en la Sudáfrica democrática, con unos líderes políticos entregados a la corrupción, que han defraudado y traicionado la vieja causa, en la que ella misma militó. El apartheid le prohibió tres libros (Mundo de extraño, La hija de Burger y La gente de July), pero Gordimer “nunca” pensó en el exilio, aunque pasó largas temporadas en el extranjero.

En medio de esta Sudáfrica libre, Steve y Jabu, un matrimonio formado por un químico blanco y una abogada negra, se mantiene en la lucha, pero de manera distinta a sus tiempos en la clandestinidad. Con el régimen supremacista blanco, ambos eran fugitivos que sabían lo que querían y quién era el enemigo, pero una vez se ha acabado con la institucionalización del racismo “les pesan sus pasados diferentes”. Uno reniega de su blanca familia, a pesar de que aceptan su relación con Jabu, mientras que ella se acerca aún más a su padre, un pastor anglicano que tras haberle abierto las puertas a una buena educación le reclama tradición.

En qué barrio vivir, cuántos hijos tener, emigrar o quedarse son “tensiones que desestabilizan a la pareja”, relata la autora, pero a diferencia de muchos camaradas ambos logran mantener integridad moral e ideales. “Yo no estoy en ninguno de mis libros, no me busquen en ningún personaje”, afirma.

Niega Gordimer que esos luchadores, con Mandela a la cabeza, pecaran de “ingenuidad” en los noventa. “Estábamos totalmente concentrados en devolver la dignidad a los negros, en los derechos humanos, en acabar con las leyes del apartheid y en evitar una guerra civil. Sabíamos lo que hacíamos, pero no vimos qué iba a ocurrir”, aclara. Lo que ha pasado en estos 20 años es que a pesar de la democratización y del “triunfo de la pequeña clase media negra”, Sudáfrica presenta “una impresentable brecha social”. En su punto de mira, el presidente Jacob Zuma, “un antiguo héroe ahora misteriosamente hambriento de poder y un absoluto corrupto”, que en su opinión ilustra los “desastres de la gestión de los líderes negros”. En la novela retrata a Zuma durante su juicio real por violación y del que salió inocente, no sin antes dejar perlas como que en la cultura zulú “la obligación de un hombre es dejar satisfecha a una mujer excitada”.

Votante del Congreso Nacional Africano (ACN), la novelista admite que su “decepción” la obliga a reflexionar si se mantendrá fiel a las siglas en las elecciones de 2014. Gordimer recuerda que con “10 u 11 años” se dio cuenta de que “pertenecía a un mundo blanco opresor”. Una noche la policía irrumpió en su casa en busca de alcohol, prohibido a los negros, en la habitación de la criada. Lo que más le dolió a la niña Nadine es que sus padres permitieran a los agentes entrar sin pedir permiso. Con los años, ingresó en el ilegal ACN de Mandela, a quien conoció a finales de los cincuenta.

Se le ilumina la cara, surcada de arrugas, cuando pronuncia Mandela o Madiba. Lo admira. En esto hay que decir que no es nada original y se deshace en elogios por su “enorme personalidad y seguridad en sí mismo, pero sin vanidad, es una seguridad de ser negro y pertenecer a un grupo que tiene derechos”.

Estando Mandela cumpliendo cadena perpetua, su abogado George Bizos le hizo llegar un ejemplar de La hija de Burger y aquel, en agradecimiento, escribió una carta a Gordimer. Años más tarde, en 1990, cuando salió en libertad, la escritora fue una de las primeras personalidades en reunirse con él.

Cuenta que la última vez que lo vio fue “hace poco más de un año” y ahora desearía que “lo dejaran ir tranquilamente, después de habernos dejado un mundo mejor y habiendo hecho grandes sacrificios”. Otra vez “el maravilloso Bizos” fue su pasaporte a Mandela y los tres tomaron en la mansión de Madiba un “desayuno simple, pero abundante”. El expresidente ya estaba enfermo, con escasa movilidad e interesado en conocer novedades “de antiguos camaradas de la lucha”. Los tres compartieron la “preocupación” por los problemas sudafricanos.

Son estos los mismos retos ante los que sitúa a Juba y Steve, que asisten atónitos a cómo antiguos compañeros se dejan vencer por el dinero y el poder, que se desesperan por la pobreza o el desempleo que azota a los negros, por la epidemia del sida que durante los primeros años de democracia fue banalizada por el Gobierno o por la dicotomía modernidad y tradición tribal. No falta tampoco la llegada de inmigrantes de países africanos a Sudáfrica, víctimas de la xenofobia de los más desfavorecidos de la sociedad, los mismos que sufrieron las injusticias racistas del apartheid. Como tampoco la violencia, de la que la escritora fue víctima. Un ladrón la sorprendió a ella y a su “asistenta y amiga” Rebecca hace unos años. “Quería armas, pero solo consiguió un poco de dinero y cuando me arrancó mi anillo de casada y mi reloj, Rebecca rompió a llorar”, recuerda. Fue entonces cuando el joven golpeó brutalmente a la mujer y Gordimer acertó a reprenderle con un “podría ser tu abuela”. Consecuencia del robo son “unas horribles rejas eléctricas” que protegen la vivienda de dos plantas, cuenta resignada.

Con Mandela, Gordimer comparte haber sido escogida una de los 21 iconos (“odio esa palabra, como si fuéramos una estatua de mármol”, se queja entre risas) sudafricanos, en un proyecto del fotógrafo Adrien Stein. ¿Cómo espera ser recordada? “Jamás pienso en ello. Me gustaría que mis libros continúen leyéndose, aunque ¡cuántos autores han sido olvidados!”. Vuelve la sonrisa a sus labios.

Gordimer nació en 1923 y se crió en una pequeña aldea minera cerca de Johanesburgo, hija de un judío letonio y una asimilada británica. Poca diversión más allá de ir los “sábados a la biblioteca” con su madre y coger prestados libros infantiles o actuar en la compañía de teatro de aficionados. Su estreno literario fue en 1949, con 26 años, con Face to face, y dos años después The New Yorker le publicó una historia corta. “Tú no decides ser escritora, simplemente naces con un impulso natural que no se aprende en las escuelas. Solo hay un camino, leer, leer, leer para que se despierte el don de la escritura”, subraya.

La lectura o, mejor, la falta de lectura le preocupa. “No hay bibliotecas en las escuelas en Sudáfrica, no sé qué pasa en Europa o España”; y los jóvenes, se lamenta, “prefieren mirar fotos o conectarse a Twitter”. No todos son malos presagios y ella misma se encarga de animarse. “Se continúa publicando, aparecen incluso editoriales valientes y en mi país surgen escritores infantiles en lenguas africanas que pueden ayudar a esa inmensa masa de lectores que son los niños negros que no tienen el inglés como lengua materna”.

Su residencia rezuma literatura y si alguien imagina la casa de un escritor, sin duda encontraría muchos detalles. No quiere fotos en su despacho —“pertenece a mi intimidad”— presidido por un ordenador de pantalla gigante. Continúa escribiendo “un poco” y se niega a dar pistas sobre qué. “Creo que trae mala suerte”, dice sin excusarse. De su obra, dice sentirse especialmente satisfecha de La hija de Burger (1979) y El conservador (1974), “que trata sobre a quién pertenece la tierra y no hay muchos libros que hablen sobre el tema”. Nada de lo que arrepentirse literariamente.

Escribir y leer, claro. Ahora está entretenida con autores chinos y árabes. “Leo mucha novela, pero me encantan los relatos cortos, como los libros de gente que ha vivido increíbles situaciones, especialmente de mi propio país o continente, África”, detalla mientras palpa la portada de color amarillo chillón de Suspended revolution (revolución suspendida). El libro lo firma “el valiente” Adam Habib, el vicerrector de la Universidad de Witwatersrand de Johanesburgo, conocido por no tener pelos en la lengua y que en esta obra reflexiona sobre cómo Sudáfrica ha llegado a esta situación que Gordimer califica de “decepcionante” y anima a las élites a dar un paso al frente para solucionar los problemas. La política, siempre.

Faltan tres meses para el cumpleaños de Gordimer. “No es nada, una casualidad que el cuerpo dure tanto”. Si por ella fuera pasaría una jornada sin más, pero teme que sus “amigos estén tramando algo”. Confiesa que lo que a ella le apetecería es “coger un avión hacia Francia”, donde vive la familia de su hija. Allí, chapurrea el francés, la única lengua extranjera que habla, y es la ouma (abuela en afrikáner) porque en inglés, grandmother, le disgusta.

http://www.thehindubusinessline.com/news/international/south-africas-nobelwinning-novelist-nadine-gordimer-dies/article6212077.ece

http://2015people.com/nadine-gordimer/nadine-gordimer-3.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Nadine_Gordimer
http://cultura.elpais.com/cultura/2013/09/19/actualidad/1379603498_545450.html
Leer más...
Más